Las lesiones de tendón en caballos son una de las preocupaciones más comunes y serias para los propietarios y entrenadores. Un diagnóstico (primer paso clave en este tipo de lesiones) de este tipo de lesión puede parecer el fin del mundo para el animal y su carrera, pero con el enfoque adecuado, los caballos pueden recuperarse y volver a sus actividades con éxito. Aquí te explicamos por qué es crucial incorporar ejercicios terapéuticos, movilizaciones, trabajo de propiocepción y de core, y evitar que los caballos permanezcan inmóviles durante largos periodos.

La Importancia del Ejercicio Terapéutico

El ejercicio terapéutico es fundamental en la rehabilitación de los tendones equinos. Mantener al caballo en movimiento ayuda a mantener la elasticidad del tejido, mejora la circulación sanguínea y promueve la regeneración de las fibras tendinosas. Al contrario de lo que se podría pensar, el reposo absoluto puede ser contraproducente, ya que favorece la formación de adherencias y una recuperación incompleta.

Ejercicios Graduales y Controlados

Es vital diseñar un programa de ejercicio gradual y controlado que se adapte a la fase de recuperación del tendón lesionado. Comenzar con caminatas en línea recta y progresar a ejercicios más complejos a medida que el tendón se fortalece es una estrategia efectiva. Siempre bajo la supervisión de un veterinario o fisioterapeuta equino, estos ejercicios deben ser incrementados lentamente para evitar la sobrecarga y posibles recaídas.

Movilizaciones para Evitar Adherencias

Las movilizaciones pasivas y activas son esenciales para mantener la movilidad del tendón y las estructuras circundantes. La inmovilización prolongada puede llevar a la formación de adherencias, lo que limita la flexibilidad y funcionalidad del tendón. Las movilizaciones ayudan a prevenir estas adherencias y a mantener la longitud y elasticidad del tejido.

Tipos de Movilizaciones

– Movilizaciones Pasivas: Realizadas por un terapeuta, estas movilizaciones ayudan a mantener la flexibilidad sin que el caballo tenga que realizar esfuerzo.

– Movilizaciones Activas: Involucran al caballo en movimientos controlados, promoviendo el uso activo del tendón lesionado y mejorando su capacidad funcional.

Trabajo de Propiocepción

El trabajo de propiocepción es clave para la rehabilitación de los tendones, ya que mejora la conciencia corporal del caballo y su capacidad para evitar movimientos que puedan causar daño. La propiocepción se refiere a la capacidad del animal para percibir y controlar la posición y el movimiento de sus extremidades sin necesidad de mirar.

Ejercicios de Propiocepción

Incorporar ejercicios que desafíen el equilibrio y la coordinación del caballo, como caminar sobre superficies irregulares o plataformas inestables, puede fortalecer los tendones y mejorar la respuesta neuromuscular, reduciendo el riesgo de futuras lesiones.

Fortalecimiento del Core

El core o núcleo del cuerpo del caballo incluye los músculos del abdomen, la espalda y la pelvis. Un core fuerte es crucial para la estabilidad y el movimiento eficiente, lo que a su vez reduce la carga en los tendones de las extremidades.

Fortalecimiento del Core

– Ejercicios de Estabilidad: Trabajos con bandas elásticas y ejercicios de balanceo.

– Ejercicios Dinámicos: Movimientos controlados como el trabajo en colina o en rampa, que requieren la activación del core para mantener el equilibrio y la postura correcta.

Evitar la Inmovilidad Prolongada tras las lesiones de tendón en caballos

Mantener al caballo completamente inmóvil durante meses es una práctica desactualizada que puede ser perjudicial. La inmovilidad prolongada puede llevar a la atrofia muscular, la rigidez articular y una peor calidad del tejido cicatricial en el tendón.

 Movilidad Controlada

La clave es encontrar un equilibrio entre el reposo necesario para la curación y la movilidad suficiente para mantener la salud general del caballo. Esto se logra a través de programas de rehabilitación que incluyen caminatas controladas y ejercicios específicos, siempre ajustados según la evolución de la recuperación del tendón.

Conclusión de las lesiones de tendón en caballos

La rehabilitación efectiva de las lesiones de tendón en caballos requiere un enfoque multifacético que incluya ejercicio terapéutico, movilizaciones, trabajo de propiocepción y fortalecimiento del core. Evitar la inmovilidad prolongada es crucial para prevenir adherencias y asegurar una recuperación completa. Con una estrategia bien diseñada y supervisada, los caballos pueden recuperarse de las lesiones tendinosas y volver a sus actividades con éxito, minimizando el riesgo de recaídas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.