Los descansos tienen dos funciones fundamentales: la recuperación muscular y el descanso de la cabeza del caballo. Es muy interesante incluir descansos en nuestro plan de entrenamiento y saber cómo colocarlos para aprovecharlos al máximo.

Todos los caballos pueden beneficiarse de un buen descanso, da igual su nivel o la disciplina que practique. Pero ¿a qué nos referimos o un buen descanso? Pues bien, no se trata solamente de no sacarlo a trabajar, se trata también de que esté un poco suelto y a su aire en algún cercado o prado. Tanto para la musculatura como para la cabeza del caballo quedarse 24 horas en un box sin moverse no es un descanso, muchas veces incluso puede ser contraproducente y muy estresante para ellos.

¿Cómo se deben planear los descansos? Para esto siempre hay que tener en cuenta varios factores: el calendario de competición, el plan de entrenamiento, carácter del caballo y las características y horarios de la cuadra y sus trabajadores. Existe cierta tendencia, por ejemplo, a dejar descansar a los caballos justo después de las competiciones, pero esto puede no ser lo más adecuado ya que después de una carga alta de ejercicio es interesante pasar, antes del descanso por sesiones de trabajo suave. Al contrario, muchas veces los caballos se pueden beneficiar de un descanso breve (uno o dos días) justo antes de una competición. Todo esto puede variar mucho también en función del carácter del caballo ya que, está claro, que un caballo muy fuerte si lo dejamos sin trabajar justo antes de una competición puede llegar a la misma con demasiada energía.

Los lunes es el clásico día de descanso en las cuadras y podría ser perfectamente utilizado para proporcionar un descanso adecuado a los caballos. Como ya hemos dicho lo ideal es que estén en un espacio en el que puedan moverse y ya si cuentan con algún pequeño techado para la lluvia mejor que mejor. En cualquier caso, es importante tener en cuenta que la mayoría de las veces nos importa mucho más a nosotros el frío, el barro, el viento o la lluvia que a ellos y además esto hace que se acostumbren a todo, lo cual es muy beneficioso si luego el día de mañana toca salir a concursas con lluvia o viento, por ejemplo.

Tan malo es descansar de menos como de más. El estado de forma física y la musculatura se pueden perder si hacemos descansos largos o inadecuados. Todo esto se pierde mucho más rápido se gana y todo esto debemos pensarlo bien ya que estamos trabajando con deportistas. Por ello debemos tener cuidado con el tiempo de descanso y luego con hacer una vuelta al ejercicio paulatina si queremos volver al nivel deportivo anterior sin sufrir lesiones.

Para tener un deportista en buena forma y listo para la competición debemos darle importancia a los descansos ya que van a ser un pieza fundamental. Así, buscando mantener un animal sano tanto física como mentalmente, con una resistencia y musculación adecuadas el uso y correcta colocación en el calendario de los descansos es imprescindible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *